MUJERES

MUJERES COLOMBIANAS Y VEZOLANAS RECIBEN INCLUSION FINANCIERA

Mujeres colombianas y venezolanas están recibiendo inclusión financiera para sus negocios

Conozca las historias de esas mujeres que están recibiendo formación e inclusión financiera para sacar adelante sus negocios.

De acuerdo Dane, entre enero de 2021 y enero de 2022 se generaron 1,58 millones de nuevos puestos de trabajo en el país, de los cuales 913.000 fueron ocupados por mujeres.

Aunque en comparación al 2020, 379.000 mujeres más consiguieron un trabajo en 2021, la tasa de desempleo para esta población es del 19,4 %, ubicándose por encima del promedio nacional que se encuentra en 14,6 %.

El programa Emprendimientos Productivos para la Paz (Empropaz) busca crear oportunidades para que emprendedoras y microempresarias de 89 municipios afectados por la violencia y la pobreza, puedan no solamente sacar adelante sus propios negocios, sino que, además, lo hagan de una manera sostenible, con el objetivo que sus familias y comunidades se beneficien en el largo plazo.

Así, por ejemplo, Yalexis Jiménez está luchando por apoyar a mujeres víctimas del conflicto armado, afrodescendientes y madres cabeza de familia en Cesar, ofreciéndoles empleo a través de su negocio ‘Choco Jagua’, una idea que nació en el 2019.

Desde que ella arrancó con su unidad productiva para la elaboración y distribución de productos con base en el cacao se ha encontrado con varios obstáculos, uno de estos fue la pandemia. Sin embargo, el acompañamiento de Empropaz le ha permitido fortalecer su negocio por medio de la estructuración de pautas para organizar la parte económica y la asesoría para que implementara mejores formas de trabajar en equipo.

Con sus beneficios de formación en habilidades empresariales, así como la posibilidad de acceder a productos y servicios financieros en condiciones especiales, el programa ya ha atendido a 77.837 colombianas y migrantes venezolanas en los 15 departamentos donde tiene presencia; de ellas, el 40 % se dedican a actividades comerciales, el 25 % al sector de servicios y el 14 % al de transformación.

Tal es el caso de Keyla Izquierdo, una mujer venezolana y madre cabeza de familia, quien llegó a Colombia buscando nuevas oportunidades para sus dos hijos y su progenitora. Es así como termina creando su propio negocio en Medellín, Distrikey, una distribuidora de artículos de la industria automotriz, la cual fue robustecida a través de un crédito semilla, entregado por Bancamía, entidad que lidera Empropaz.

Con el dinero que obtuvo, la emprendedora migrante compró una moto que le permitió entregar los pedidos a domicilio de una manera más eficiente e incluso, contratar a alguien que haga las entregas, para así dedicarse a ampliar su base de clientes que pasó de 18 a 122. Por otro lado, recibió acompañamiento psicosocial y formación en la parte financiera que le ayudó con el crecimiento de su negocio, al punto que hoy en día cuenta con una bodega en su vivienda y, lo más importante, pudo traer a su familia de Venezuela para que disfruten con ella de esa nueva vida que ha construido como mujer empresaria en Colombia.   Empropaz, desde que inició en el 2018, ha sumado esfuerzos de la mano de Bancamía, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Corporación Mundial de la Mujer Colombia y la Corporación Mundial de la Mujer Medellín para apoyar a más de 5.600 emprendedores y microempresarios con acompañamiento socio-empresarial, capacitación especializada, así como con orientación psicosocial para quienes son migrantes. Además, específicamente para las mujeres beneficiarias del componente de inclusión financiera, en el país se han desembolsado $397 mil millones en créditos y se han abierto 59.028 cuentas de ahorro.